Archivo mensual: junio 2012

El sentido de un nombre tan peculiar

La idea de abrir un blog con un nombre tan particular y extraño como este nació de una de esas idas de olla que suelen ser más habituales de lo que parecen, pero a las que casi nunca se les hace caso. Un comentario de quien suscribe tras ver Súper 8 fue el germen. A la pregunta, “¿te ha gustado la película?”. La respuesta fue “de mayor quiero ser como J.J. Abrams”. Obvia decir que ni soy el creador de Perdidos y Fringe ni lo seré nunca. De ahí surgió el nombre “No soy J.J. Abrams, pero me gustaría”. ¿Ida de olla? Pues sí, para qué negarlo. ¿Por qué hacer un blog con este nombre? Porque esta frase tan sugerente sirve de paraguas para escribir sobre todo aquello que me apasiona, el cine y las series de televisión.

Hablar/escribir del cine como arte, pero también como entretenimiento. Que te gusten los maestros del blanco y negro no está reñido con disfrutar con el cine comercial y los superhéroes. ¿Por qué el cine palomitero tiene que ser malo? ¿Es que ya no nos acordamos de que en su época Alfred Hitchock era comercial? ¿Le resta eso valor a su obra? Diría que no, que ocurre justo lo contrario. Precisamente por ser comercial y arrastrar al público a las salas tiene más valor. Lo realmente complicado en esto del séptimo arte es hacer buenas películas y que encima funcionen. Cine, pero también series de televisión. Porque en los últimos años la caja tonta no lo es tanto gracias a grandes ideas desarrolladas, sobre todo, al otro lado del charco.

Explicado todo esto, solo quedan por decir dos cosas. La primera que quien suscribe esto y lo que vendrá a continuación es M. J. Arias. La segunda, pasen y vean.

1 comentario

Archivado bajo cine, series de televisión